130

El viernes pasado después de la función de Enamorarse es hablar corto y enredado, mientras le entrábamos a unas promos de Kentucky -unas gloriosas con salchicha parrillera-, Nadia puso el acento, números y palabras entre bocados... "130 funciones es un montón". Dejamos de masticar y nos miramos entre ojeras (las ojeras de Nadia son cauces, un natatorio de sirenas, yo un nadador amateur, un seducido barco vago de Ulises que le esquiva a Ítaca). Levantamos porrones y brindamos. Y brindamos por Sole y Emi, con quienes nos tomaremos otras cervezas en la 131. Y por Sol que ha sido parte de este periplo y con quién beberemos también. Por Miguel, Luciana, Silvia, Alicia, Manuel O, Manuel E, Santi, que están siempre invitados a beber en esta cuenta regresiva. Ya parecen bondis las funciones, calculo que a tomar el 152 llegamos. El 130 fue uno de los tantos mejores viajes, cuerpos poetas los de Soledad y Emiliano, que vuelven canto mágico una sucedánea escritura.